Rafael Rosés Rivadavia

Artista, pintor, escultor


Rafael Rosés Rivadavia (Madrid, 1923-Barcelona, 2014), nacido en Madrid, de origen Yeclano y catalán de adopción. Pintor y escultor con una larga y fructífera trayectoria artística.

Licenciado en Bellas Artes, cursó sus estudios en la Escuela de la Lonja, y la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Barcelona. Ejerció de profesor de instituto y profesor numerario de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de la ciudad condal.

En 1945, ingresó en la Escuela de Bellas Artes de Sant Jordi de Barcelona y más adelante se licenció con la especialidad de pintura y escultura. Ha sido discípulo de prestigiosos pintores: Francisco Ribera, Luís Muntané, Rigoberto Soler y Ernesto Santasusagna y de escultores no menos prestigiosos: Jaime Otero, Enrique Monjó, Frederic Marés y los hermanos Miguel y Luciano Oslé. Rafael Rosés ha dejado discípulos de proyección internacional como Jaume Plensa. Era sobrino de Juan Alberto Rosés, copista de la obra del Greco.
Artista polifacético, Rosés destaco especialmente en la pintura monumental de tema religioso de técnica al fresco, a la encáustica y en técnica mixta. Versátil en escultura, dibujo y pintura de caballete, pero también en otras técnicas y disciplinas como, el esgrafiado, el grabado, las grandes vidrieras, mosaicos, y la restauración de la catedral de Frankfurt, la casa consistorial de Oviedo, los bustos de los músicos del Palau de la Música Catalana de Barcelona, y el conjunto escultórico del monumento de Colon en Barcelona.
Fue uno de los artistas que formó parte del grupo pictórico llamado los Betepocs, uno de los primeros grupos artísticos que surgen los años de la posguerra en Cataluña, contemporáneo a otras agrupaciones artísticas como Dau al Set, pero a diferencia de éste, no tenían una ideología definida ni publicaron ningún manifiesto. Más adelante el grupo fue llamado Lucerna.

Varios reconocimientos honoríficos, dan fe de su prolífico e intenso trabajo. En Barcelona pintó diecinueve parroquias muchas de ellas en su totalidad, en Tarragona parroquias y catedral, en Lleida y La Seo de Urgell - fue el pintor del arzobispado-. En Murcia, destaca su imaginaria: Santísimo Cristo de la Caridad y El Ángel de la Pasión, pasos que salen en procesión junto a la Virgen de la Inmaculada de Salcillo, en Yecla y Cieza destacan las pinturas monumentales y vidrieras de las Basílicas.

Sus cenizas reposaran en el Santuario de la Virgen del Castillo de Yecla, Murcia, el último templo que pintó en su totalidad con pinturas monumentales.